Todos los horarios
GUERRAS MUNDIALES

Emperador Hirohito

Hirohito fue el 124º emperador del Japón y fue quien condujo a Japón a la Segunda Guerra Mundial.
Hirohito nació en el año 1901. Fue el primer emperador en siglos cuya madre biológica era la esposa oficial del anterior emperador. Tal como indicaba la tradición imperial, Hirohito fue separado de sus padres a muy temprana edad para ser instruido por preceptores designados. 
En el año 1926, tras la muerte de su padre, fue nombrado emperador con el título de Showa, que significa “paz ilustrada”. El principio de su reinado estuvo caracterizado por el ascenso del poder militar por sobre el gobierno, llegando los militares a controlar la política de Japón.
Durante la Segunda Guerra Mundial Hirohito dio una imagen que luego resultó ser muy distinta. Es cierto que su carácter era reservado y mesurado, a diferencia de los generales nipones. Sin embargo, tras su muerte salieron a la luz una serie de documentos que lo implicaban directamente con el ingreso de Japón en la Segunda Guerra Mundial.
Hirohito sentía que su país estaba siendo relegado tras la Primera Guerra Mundial, acusando un supuesto racismo por parte de las Potencias Occidentales. Sumado a eso, estaba la “educación anti japonesa” que según Hirohito se impartía en China. Ante esto, en el año 1938 el emperador autorizó el uso de armas químicas contra la población china. Más tarde, Hirohito firmaría la orden en la que se decretaba entrar en guerra con los Países Bajos, Reino Unido y EE.UU. si sus exigencias de vía libre con China e Indochina no eran aceptadas.
Mas allá de las recomendaciones del primer ministro japonés, quien era muy reticente a iniciar una guerra contra los Estados Unidos y los países de la Commonwealth, Hirohito se inclino por declararle la guerra a los aliados, dando su aprobación oficial el 1 de diciembre de 1941 durante una Conferencia Imperial celebrada en Tokio. Siete días más tarde se atacó simultáneamente Pearl Harbor y el sureste asiático.
A principios de 1945, tras varias derrotas japonesas, el Emperador comenzó una serie de reuniones personales con altos oficiales del Gobierno, para evaluar el progreso de la guerra. Hirohito buscaba todavía una “tennozan” (una gran victoria) para obtener luego una posición negociadora más fuerte, por lo que rechazó la recomendación de su primer ministro y siguió los consejos belicistas de los oficiales japoneses.
El 15 de agosto de 1945, tras el bombardeo nuclear, Hirohito anunció por radio la rendición. Aquel día fue la primera vez que la población japonesa escuchaba la voz del emperador. Tras el discurso por radio, muchos aviadores y militares japoneses se suicidaron.
Durante los Juicios de Tokio, Hirohito recibió inmunidad en su favor. Esto fue gracias al general Douglas MacArthur, quien insistía que conservar a Hirohito en el trono serviría como símbolo de la continuidad y cohesión del pueblo japonés, ayudando así a que la ocupación norteamericana sea aceptada más fácilmente.
Durante la posguerra Hirohito mantuvo un perfil bajo. Gobernó hasta 1989, año en el que murió.